Agradeciendo los regalos.

  • 0

Hay veces que nos llegan regalos que no esperabamos y terminan siendo lo mejor que nos ha dado la vida.

Emely salió de la consulta médica deshecha, ya que el doctor le encontró tumores en su matriz y debía operarse inmediatamente y evitar que continuaran extendiéndose por el cuerpo. Esto significaba que ya no podrían tener más hijos. En un instante, pasó de ser una joven mamá con sueños de construir un hogar lleno de hijos a ser una mujer que agradece el poder estar viva y tener la oportunidad de continuar disfrutando de su única hija.

Cuando se pregunta ¿Por qué yo recibo este gran regalo? La respuesta podría ser, “¿por qué no?”

A los pocos días, Emely invitó a cenar a Noe, un buen amigo de la famila y distinguido ginecólogo. Luego de escuchar el triste relato de Emely, Noe le sugirió que fuera a su consultorio ya que él quería verificar el diagnóstico. Al día siguiente, después de un largo examen físico, el médico concluyó: “Efectivamente debes operarte, pero antes, quisiera extraerte tus ovarios y congelar tus óvulos, ya que en un futuro quizá podremos hacer algo con ellos; tus ovarios están sanos y no veo ninguna razón para perderlos”. Emely no entendía las palabras del médico. Su pena y su preocupación eran tan grandes, que se sentía confundida, pero como confiaba ciegamente en Noe, decidió seguir sus consejos.

Pasaron los años y Emely vivía feliz junto a su esposo y a su hija. Gozaba cada minuto que pasaba en familia. Un día, Emely asistió a una cena familiar y tuvo la sorpresa de encontrarse nuevamente con Noe. El médico se le acercó y con una gran sonrisa le dijo: “Creo que es tiempo que pases por mi consultorio nuevamente, hay una técnica nueva que permite fertilizar los óvulos que te extraje. Si tú deseas, podemos hacer un intento para que tengas otro hijo” Emely se sintió feliz, casi no podía creer lo que estaba escuchando. A los pocos días fue al consultorio e inició inmediatamente un largo proceso que incluía prolongados trámites y contratar una madre de alquiler. Al tiempo Emely y su esposo eran los radiantes padres de un varoncito a quien llamaron Noe, en honor al gran regalo inesperado que este buen hombre les había otorgado.

Con un guiño de ojo el médico les dijo: “Si quieren, existe la posibilidad de regalarles dos hijos más, pero todo a su tiempo.”

LA RECETArecetas-titulo1

Agradeciendo los regalos

recetas-titulo2

INGREDIENTES

  • 1 caja de sorpresa
  • 2 cucharitas de aprecio
  • 1 manojo de goce
  • 1 taza de cariño
  • 2 cucharadas grandes de fe

RECOMENDACIÓN DEL CHEF

La disposición para disfrutar los regalos depende de cada uno.

MODO DE PREPARACIÓN

  1. La vida en si es un regalo. Cuando apreciamos lo que tenemos, nos damos cuenta de la maravilla y la grandeza que nos rodea, entendemos lo verdaderamente afortunados que somos, cocinamos con gusto y compartimos con emoción.
  2. Todo lo que nos sucede tiene una buena razón aunque nosotros no la entendamos. La vida no tiene explicaciones, es mejor vivirla y siempre buscar el lado positivo de las cosas. Hay que confiar que todo lo que nos pasa tiene una buena razón de ser.
  3. Estar abierto, gozar y agradecer es la mejor manera de disfrutar lo que nos llega. Vivir sin esperar nada a cambio, sorprenderse y dar a lo mejor de si, es la mejor forma de compartir los regalos que la vida nos ha ofrecido.
  • 0

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest