El valor de tener un buen amigo

  • 1

Las buenas amistades son relaciones que añaden sentido y valor a la vida.

Idealmente, toda persona necesita tener un amigo sincero. Un aliado en el camino de su vida, al cual le pueda confiar y discutir sus planes, sentimientos y sus sueños. Un compañero que escuche con atención, entusiasmo y sin tener que luchar con cuestiones de envida, poder o ego. Una persona tenga una opinión objetiva, recta y honesta. Un amigo que trascienda la distancia y el tiempo. Una persona que estará listo para apoyar y ayudar.

Pareciera que se está describiendo una persona perfecta, casi imposible de encontrar. Pero en realidad, un amigo no es un ser sobrenatural, es una persona humana que se equivoca y que no siempre tiene la razón. Una persona que tiene la humildad para reconocer sus errores y está dispuesta a afrontar sus consecuencias. Dispuesta a reparar la relación, porque valora la amistad que ha cultivado y está dispuesta a cuidarla como su joya, como un amigo de verdad.

Tristemente, las relaciones modernas han perdido el valor de lo que es una amistad sincera. Muchos de lo que hoy llamamos “amigos” son el resultado de las circunstancias inmediatas que nos rodean, por ejemplo…los vecinos, colegas de trabajo o de estudio, compañeros de actividades recreativas, personas con intereses comunes, en general son amistades más superficiales, menos demandantes y por supuesto más prácticas.

Si me conviene y está en mi camino… ¿Por qué no? si no me afecta por supuesto…Si solo te benéfica a ti, no le veo el caso…Si implica trabajo y corro riesgo que otros me critiquen o hablen de mí, mejor no me comprometo… ¿Hoy? Uy, se me complica… en fin, ¿sabes de lo que estamos hablando verdad? los buenos compañeros de vida están diluyendo y comienzan a escasear.

Esto solo a creado amigos convenencieros que se ven influenciados por el clima del día. Es decir, son personas que no se comprometen mucho, o por lo menos, no tienen la intención de exponerse por nadie. Son relaciones condicionales, que involucran más compromisos sociales y menos compromisos emocionales. Más variedad y cantidad de amigos, menos calidad de amistades.

Por supuesto que hay de amigos a amigos y hay quienes efectivamente tienen uno o varios buenos amigos. ¡Que afortunados son! Que increíble que pueden poseer una amistad sincera, que se basa en el respeto, la confianza y la aceptación incondicional. Estas personas afortunadas cuentan con una relación que tiene lazos fuertes. Son gente feliz que llega a tener la certeza que cuenta con alguien que no lo va juzgar, lastimar, y mucho menos lo van a traicionar.

Un buen amigo, es una persona demasiado importante que te ayuda a ser mejor y comparte contigo lo bueno, lo malo, lo difícil y lo increíble de tu vida. Un amigo es el testimonio de estar vivo.

recetas-titulo1

Un buen amigo

recetas-titulo2Ingredientes:

1 taza de confianza – seguridad total y apoyo incondicional

1 taza de respeto – reconocer las fortalezas y las debilidades mutuas y aceptarlas

2 manojos de honestidad- sinceridad, objetividad para ver la vida

Espolvorear con cariño – afecto y lazos de amistad cercanos

1 cucharada de dedicación – tiempo y compromiso para compartir juntos

Recomendación del chef

Cuando cultivas la amistad de un buen amigo, tienes la posibilidad de sentirte valioso, seguro y además tienes la facilidad de cultivar mejores relaciones personales.

¿Cómo se puede hacer un buen amigo?

  1. Un amigo ayuda a fortalecer, proteger, apoyar y a compartir la vida. Al crear lazos emocionales, uno cuenta con la seguridad y la motivación necesaria para conseguir metas que parecen inalcanzables.
  2. El buen amigo es un confidente, un aliado y una persona que ilumina cuando la vida se nubla. La amistad es una relación íntima que complementa, estimula y expande tus ideas.
  3. No necesita explicaciones, ni razones, un buen amigo, llena vacíos y compensa heridas que otras relaciones pudieran crear. Un amigo se cocina en la profundidad máxima del alma, en una temperatura templada y agradable, ya que una buena amistad perdura toda la vida.

Para tener un buen amigo hay que ser un buen amigo

Si tienes dudas especificas o quieres platicar tu caso en particular, ofrecemos el servicio de coaching personal. Pide tu cita hoy.
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=CBJYD8CFYMFF4

Si te gusto lo que leíste y nos quieres ayudar, puedes hacer una donación y ser parte del grupo que quiere difundir estas recetas a más personas. Gracias por ayudarnos a crecer y a servir.

Photo by Pepe Pont

  • 1

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky
1 comentario
  • Mari
    RESPONDER

    Hola perfecto sería genial tener algún amigo así existen pero escasean más bien este tipo corresponde más al amor de madre mi hija siempre me tendrá y encontrará por más que se aleje o me trate mal o no me ayude, siempre estoy ahí afortunadamente no es el caso pero si lo fuera me encontraría. besos a todos. Mari.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest