¿Cómo educar a los hijos en tiempos modernos?

  • 2

Muchas cosas pueden cambiar en este mundo, la época, la situación histórica y los avances tecnológicos, pero hay algo que perdura y es importante fortalecer: “La educación de los hijos y los valores familiares.”

Si quieres ser un buen padre y te interesa ayudar a tus hijos para que tengan una buena vida y que sean personas felices, lo primero que debes de hacer es nutrir su autoestima y darles las herramientas necesarias para poder triunfar.

La autoestima se enseña en casa. No se compra, ni se nace con ella. Los mejores maestros que hay para enseñarla son los padres de cada familia y las personas que tienen un lazo emocional cercano.

La base para desarrollar este ingrediente se encuentra en el ejemplo y en las acciones diarias que se ven y que escuchan todos los días. Estos son, los cursos más completos y auténticos que hay. No hay libros que instruyan mejor, ni métodos que expliquen más como perfeccionar el sentimiento de aceptación y reconocimiento personal, que el vivir en un ambiente nutritivo y seguro emocionalmente.

En realidad, nutrir el auto estima de los hijos debería de ser una obligación y un compromiso moral de los padres de familia ante sus hijos y la comunidad.

“Dar vida a un hijo es un compromiso moral, que viene acompañado de la responsabilidad que implica nutrir su autoestima y la enseñanza para valerse por sí mismos.”

Una persona con una autoestima sana tiene mejores oportunidades para salir adelante, vivir bien, ser feliz, disfrutar de su libertad para elegir y desde luego para tomar decisiones efectivas.

Para ser asertivo y nutrir el auto estima de los hijos en una forma efectiva es importante actuar con ellos de manera que se sientan queridos y respetados. Ser honestos y comportarse con los estándares que se les pide que ellos actúen. Es conveniente que se trate de entender el mundo desde su perspectiva y que se les ayude según sea sus necesidades.

Así, cuando son pequeños los hijos, sus padres son el todo para ellos, por lo que se convierten en los directores generales de su vida. Sincronizan todos los movimientos, las actividades y proporcionan las necesidades que los niños necesitan.

Una vez que ya han crecido, entonces necesitan darles más libertad, más responsabilidades y más obligaciones. Por lo que los padres se convierten en supervisores. Están cercanos, pero, en lugar de hacer todo, tienen que dejar que sus hijos descubran solos sus potencialidades y sus límites.

Finalmente llega la etapa más delicada, cuando los padres tienen que soltar las riendas y tienen que dejar que sus hijos se desenvuelvan solos. Así se convierten en los consultores. Esto implica que los padres deben aprender a ver, sin criticar y sin juzgar. Comentar solo cuando se les pide su opinión y dejar que los hijos aprendan a usar su criterio y los valores que dúrate toda una vida se les enseño.

Conoce e identifica las distintas etapas para educar a tus hijos para que puedas actuar conforme a sus necesidades y nutras su auto estima constantemente.

www.recetasparalavida.com

recetas-titulo1

Nutriendo el autoestima

recetas-titulo2

Ingredientes

  • 1taza de empatía – poder entender la perspectiva de los hijos según su edad
  • 1taza de paciencia – respetar el tiempo, los pensamientos y las acciones
  • 1 taza de consideración – evitar el lastimar los sentimientos ajenos cuando se educa
  • 1 taza de sensibilidad – prudencia y delicadeza para actuar con cariño
  • 1 pizca de elogio – reconocer verbalmente y valorar todo lo bueno que se hace

Recomendación del chef

Recuerda que la autoestima es contagiosa, si tú te sientes bien contigo, lo vas a enseñar y a proyectar, sin palabras tus hijos van a comportarse como tú lo haces.

Como se nutre el auto estima

  1. La auto estima es el ingrediente principal para el desarrollo de la personalidad. Una persona con una percepción sana y positiva de sí mismo, percibe la realidad objetivamente, se sobrepone más rápido a la adversidad, y al fracaso; en general vive mejor.
  2. La auto estima debe de ser autentica. Hay que reconocer tanto las fortalezas como las debilidades. Una precepción real de uno mismo, permite aceptar y corregir más fácil las debilidades tornándolas en áreas de oportunidad para crecer. También permite valorar las virtudes y potencialidades que se pueden desarrollar aún más.
  3. El optimismo y la alegría son las mejores señales de que la persona tiene una autoestima sana. Cuando uno se puede aceptar, reconocer y valorar, no le teme a la crítica, ni al rechazo ya que tiene un corazón tranquilo y una mente realista.
  • 2

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky
3 comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest