Mediadores y Metiches.

  • 1

Los pleitos de dos se convierten en guerras de muchos

Indudablemente hay ocasiones que es conveniente mediar o conciliar discusiones o malos entendidos; Sobre todo cuando se puede mediar y la persona que ayuda no esta involucrada directamente en el problema, esta puede calmar y proporcionar un punto de vista justo y conciliador.

Es mejor no tratar de resolver los problemas ajenos cuando no se cuenta con la fortaleza necesaria para poder conseguir soluciones positivas y parciales para todos

Desafortunadamente muchas veces las personas que inicialmente tienen la buena intención de ayudar, terminan convirtiéndose en cómplice y toman parte en el asunto, imponiendo su justificación y apoyando a alguna de las partes involucradas, así que lejos de ayudar, crean más tención y aumentan el problema. Lo que en un momento fue una simple discusión se termina convirtiéndose en una lucha de poder con complicidad.

Días antes de la celebración del matrimonio más esperado, toda la familia cercana ha intervenido para tratar de arreglar un problema que se había originado por una simple discusión completamente irrelevante entre las dos hermanas queridas. Tristemente todos han quedado lastimados y ofendidos. Así que a lo que empezó como un mal entendido de dos, se sumó las buenas intenciones de otros y se ha desencadenado una guerra familiar. ¡Que líos con todos los tíos!

El problema era realmente sencillo, Marta que se iba a casar estaba molesta con Teresa, su hermana menor la cual decidió alejarse para no interferir en los preparativos de la fiesta esperando que después de la fiesta, su hermana estuviera en mejores condiciones de hablar más calmadamente.

Justina, la otra hermana, con un carácter mas conciliador, trató de ser la mediadora entre ellas. Porque le angustiaba mucho que las hermanas no estuvieran en paz para la boda Así que trato de que se perdonen ella aseguraba que así podrían disfrutar mejor de la boda.

Sin embargo, las buenas intenciones no fueron suficientemente fuertes para que se vencieran los orgullos y se perdonaran los malos entendidos. Al sentirse frustrada, Justina tomó partido por la hermana menor, criticó a Marta e involucró a la prima y a su padre, dando por resultado mayores acusaciones.

La pobre Justina con las mejores intenciones, lo único que logró fue aumentar la tensión familiar. El problema comenzó a crecer en forma desproporcionada. Finalmente, Tere se sintió tan angustiada que decidió ni siquiera asistir al casamiento. Ofendida cortó la comunicación con su familia.

Las intenciones habían sido buenas y quizá Justina hubiera tenido éxito, si en vez de dispersar el chisme o tratar de imponer su punto de vista, hubiera ayudado a que sus hermanas encontraran soluciones y recordaran lo que realmente era importante.

Cuando una persona se convierte en juez y parte al mismo tiempo, se pierde la parcialidad y la objetividad del problema. Las críticas solo consiguen que la persona se sienta peor y se ponga a la defensiva. Este caso fue una oportunidad perdida y una fiesta descompuesta.

La receta

recetas-titulo1

Mediaciones exitosas

recetas-titulo2

Ingredientes

  • 1pieza de atención
  • 1 taza de empatía y objetividad
  • 2 cucharadas de prudencia
  • 2 manojos de imparcialidad
  • 1rebanada de astucia
  • 3 gotas de misión clara y concreta

Recomendación del chef

No se puede ser juez y parte en una discusión.

Modo de Preparación

  1. El conciliar tiene como objetivo UNICO contentar a las dos personas que se han disgustado. El mediador no debe por ningún motivo ofrecer su punto de vista o hacer algún tipo de alianza, cuando varios cocineros menean una sopa, ésta termina quemándose.
  2. La mejor solución surge cuando se logra resolver la esencia del conflicto original. Es mejor encontrar solución con las personas involucradas a que traer cómplices y jueces ajenos. Solo las personas que se han disgustado saben cuanto dolor, malos entendidos y resentimientos sienten, ingredientes muy frágiles y delicados.
  3. Para resolver cualquier problema hay que buscar soluciones positivas. Entender las causas que ocasionaron el desacuerdo en primera instancia solo conduce a más resentimientos. De nada sirve centrarse en el acto que produjo el enojo o los malos entendidos, al recurrir al pasado, concentrarse en los reproches y los hechos que ya no se pueden cambiar solo logra revivir y reforzar el enojo y la frustración.
  • 1

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest