Padres responsables y prudentes, hijos confiables y exitosos.

  • 0

Los hijos aprenden rápidamente lo que ven en casa. La verdadera educación radica en ofrecer a los hijos la oportunidad de hacer buenas elecciones basadas en el ejemplo, la compasión bien utilizada y sobretodo en la responsabilidad; cada acto se torna en una oportunidad para desarrollar su carácter.

Para que los hijos sean personas cumplidoras, honestas, que no se quiebren ante los problemas de la vida hay que enseñarles a serlo. Evitar la verdad y las consecuencias, sólo logra una imagen equivocada, débil y poco constructiva.

Un padre nunca abandona a su hijo, lo ama en los momentos difíciles y lo deja ir a conquistar los retos que la vida le va presentando

Hoy en día la vida está difícil para todos. Aldo, un simpático niño de 12 años y su familia la estaban pasando duramente. Entre el poco trabajo que tenía su padre y el trabajo mal pagado de su madre, las angustias y frustraciones en casa eran graves. Para colmo, el tío más querido y cercano de la familia se enfermó gravemente y sus padres viajaron a cuidarlo.

Aldo se sentía triste, solo y preocupado. Sus padres siempre habían sido personas responsables, muy presentes en su vida y de sus hermanas mayores. Aldo sentía que sus padres se mostraban nerviosos, irritables y con menos paciencia que la usual.

Debido a esta situación, al niño se le hizo muy fácil no molestar a su mamá para hacer un trabajó de la escuela y optar en vez por tomar un camino fácil que había escuchado entre sus compañeros: copió completamente el trabajo de un sitio de la internet. Sintió que de esta manera podía cumplir con su obligación en forma fácil y rápida, sin pedir ayuda.

Por supuesto que la maestra no tardó ni dos minutos en percatarse que la redacción y el vocabulario no correspondían a Aldo. Se comunicó entonces, con su madre y le explicó lo sucedido. También agregó que no deseaba ser dura con el niño porque entiende por lo que está pasando.

Gran fue la sorpresa de la maestra cuando la madre la interrumpió tajantemente: ” ¡De ninguna manera! Yo quiero que mi hijo sea una persona con integridad, fortaleza y que sepa enfrentar los problemas de la vida. El que esté pasando por dificultades no justifica que deje de comportarse en forma ética y el sentir compasión por él y hacerle creer que puede transgredir y ser irresponsable cuando está pasando un momento difícil, hacerlo sentirse una víctima, no le ayuda para nada”

La mamá de Aldo se subió inmediatamente al auto y fue a la escuela. Allí, junto con la maestra confrontaron al niño, le hablaron de honestidad, integridad, responsabilidad y le impusieron consecuencias. Entre ellas, Aldo recibió un cero pero igual tuvo que volver a hacer todo el proyecto y no pudo ver televisión en su casa hasta que completara su trabajo.

Aldo se apenó y lloró cuando entendió la seriedad de su comportamiento. Su madre con una voz cariñosa le dijo “en efecto tomaste una mala decisión y habrán consecuencias. Así y todo sabe que te quiero mucho, sé que eres un muy buen niño y confío en que esto no va a volver a suceder.”

La Recetarecetas-titulo1

Padres responsables

recetas-titulo2

INGREDIENTES

  • 4 tazas de amor incondicional
  • 2 tazas de límites y obligaciones
  • 2 manojos de ejemplo
  • 2 rebanadas de valores, consistencia y presencia
  • 3 cucharadas de visión
  • 1 cucharada de consecuencias

RECOMENDACIÓN DEL CHEF

La compasión mal utilizada puede llevar a la perdición.

MODO DE PREPARACIÓN

  1. La compasión y el amor no son contrarios a la disciplina y la buena educación. Cuando un padre puede combinar y balancear el cariño con la autoridad y la confianza con las obligaciones, entonces puede obtener la mezcla adecuada para que sus hijos puedan aprender a diferenciar y vivir con integridad.
  2. Criar personas responsables, conscientes y que puedan desarrollar todas sus capacidades es quizá la tarea más noble que tienen los padres. Cada hijo es único y tiene sus propias habilidades y limitaciones. Es importante conocer el alma de cada uno para nunca dañarla y poderla guiar. Sólo cuando se tiene una visión del futuro de cada hijo se puede forjar el carácter que este necesita para sobrevivir y encontrar su camino.
  3. Para aprender es necesario que cada quien sienta cierto dolor y orgullo, enfrente las consecuencias y supere las pruebas que la vida le pone. Un padre que ama a su hijo, lo sostiene para que aprenda a caminar con el fin de luego dejarlo ir y verlo crecer.
  • 0

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky
1 comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest