Sospecho que mi hijo está en drogas

  • 0

Encontré una carta de hace 20 años donde mi hermano plantea la posibilidad de que mi hijo este en drogas. Estoy preocupada por él y lo quiero confrontar ¿qué opinas?

20 años es mucho tiempo, no puedes pensar que tu hijo es la persona que era cuando tu hermano encontró esta carta. Hay muchas cuestiones que debes de considerar antes de sospechar.

Tu hijo tiene otra edad, otros intereses y quizá ahora es padre de familia… posiblemente lo que paso hace tanto tiempo puede no tener relevancia hoy en dia. Suponer o vivir con ideas prefabricadas por miedos personales y ver la realidad, objetiva y clara, son dos cuestiones completamente distintas.

Es muy difícil e injusto juzgar a alguien simplemente por ideas que uno tiene. Lo primero que te sugiero es que hagas un cuestionamiento personal sincero y después de que te asegures que hayas contestado las siguientes preguntas, entonces tomes la decisión para ver si es necesario confrontar a tu hijo o simplemente sería mejor y más sano, platicar con el contándole que encontraste esa carta y asegurándole que tú no tienes ningún problema con lo que tu hermano escribió. Solo abre la posibilidad a un dialogo fluido y sin prejuicios.

Preguntas:

  1. ¿Tu hijo está sano? Es importante ver todas las cuestiones físicas primero.
    Sus hábitos alimenticios son buenos, ¿come sus tres comidas diarias? ¿Tiene un buen semblante?
    Duerme lo suficiente, es decir lo ves descansado y atento o siempre está cansado y distraído sin tener interés por nada de su vida.
    ¿Hace ejercicio regularmente? No importa el tipo de ejercicio pero ¿se mantiene activo?
    Esta presentable, es decir está limpio, ¿se arregla y se baña diario?
    Se preocupa por su bienestar y ¿busca maneras para nutrirse bien?
  2. ¿Tu hijo tiene trabajo? Es decir tiene responsabilidades que atender, ¿es formal con sus obligaciones?
    Un trabajo es importante ya que alli se ve el desarrollo personal que tiene con personas que no son de su familia. Entonces te han dicho ¿que no cumple con sus obligaciones? ¿Te pide dinero porque no le alcanza?
    ¿Es respetado y querido en su trabajo? ¿Tiene problemas con sus colegas o con su jefe?
    ¿Cumple con los requisitos de su trabajo? ¿Llega a tiempo?
    ¿Tiene interés por lo que hace? Platica de sus proyectos y de alguna forma ¿te cuenta sus aspiraciones y sus metas a corto y a largo plazo?
  3. En su vida personal y con su familia. ¿Cómo se relaciona con sus hijos? ¿Es buen padre? ¿Es buen esposo? ¿Cómo se comparta como hijo y como hermano?
    Es una persona agradable, ¿tiene interés por que su familia este segura y no les falte nada?
    Cuando hay eventos familiares ¿asiste? ¿Se involucra y participa en la plática? ¿Cuida a sus hijos? O lo vez angustiado, solitario y realmente ¿no tiene interés por nada de lo que sucede?
    ¿Tiene amigos? ¿Y estos son gente amigable sana y con familias funcionales? O ¿son personas antisociales, que no platican con nadie y lo hacen que se aleje de todos?
    Tiene algunos intereses particulares, ¿asiste algún club o tiene algún equipo con el que hace algún tipo de deporte recreativo?
  4. Su persona y sus hábitos personales. ¿Sonríe y es una persona educada? ¿se preocupa por los demás? ¿Lo ves contento? O ¿siempre está de malas deprimido y enojado?
    ¿Platica contigo? ¿Sabes que tiene y cuáles son sus preocupaciones? ¿Tiene problemas serios en su vida?

Cuando hayas terminado con esta reflexión estarás un poco más consiente de la realidad y tus sospechas puede ser que se hayan eliminado por completo o de lo contrario te hayas dado cuenta que tienes una razón válida para preocuparte.

Sufrir gratis es una forma muy tonta de malgastar la vida. Entiendo que como madre tienes y quieres que tu hijo este bien y te felicito. Pero definitivamente creo que es importante ser asertiva y ser objetiva. Las sospechas no siempre son buenas, sobre todo cuando no están basadas en la realidad.

Te recomiendo que antes de juzgar tengas tiempo para pensar, analizar y entender que no todo lo que uno piensa está basado en la realidad.

Tener una plática abierta y exponer tus preocupaciones es algo sano y algo que todo padre debería de poder hacer con sus hijos. Nutrir la relación y poder exponer las preocupaciones es algo que recomiendo mucho. Siempre y cuando… no asumas, no juzgas y no pongas palabras que no son ya que eso lejos de mejorar tu relación la van hacer peor.

  • 0

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.