Como manejar el dolor

  • 0

Aprendiendo a vivir a pesar del malestar

El dolor es una condición que no perdona ni excluye a nadie. Este es real, no miente y no se oculta, cuando algo molesta, lastima o incomoda quiere decir que hay dolencia. No tiene ninguna carga emocional, ya que el dolor es dolor.

Lo que se hace a partir de la molestia es lo que puede cambiar la manera en cómo se le percibe y se maneje. Por ejemplo, se puede sufrir y hacer de esa situación un problema, victimizándose, culpando y encontrando motivos por los cuales uno merece ese sufrimiento, o bien, se puede reconocer el daño, tratar de entenderlo y en lo posible resolverlo.

Hay que aprender a vivir a pesar del dolor….de nada sirve entender por qué suceden las cosas que duelen nunca habrá una buena explicación.

El dolor como tal, siempre termina por pasar, lo único que queda es el malestar y el sufrimiento o el aprendizaje y el reconocimiento del paso de la vida, de una o de otra manera, esto siempre es completamente opcional.

Existen muchos tipos de dolor, ya sea, físico, mental, moral, etc… y a pesar de que todos provienen de distintas fuentes, cada uno es y se siente en una forma particular. Es así como el proceso de sentir, vivir y manejar el dolor pudiera ser similar a pesar de parecer completamente distintos.

El primer pinchazo ya sea físico (un dolor de muela, del estómago etc…), moral (una traición, decepción, agresión etc…), anímico (perdida, miedo, angustia etc…) o cualquier otro tipo. Se vivencian de una manera similar.

Primero un dolor inesperado, intenso y especifico. Un dolor tal cual.

Después, un sentir agudo, entorpecedor e incómodo pero muy bien identificado, se sabe que duele o que paso… aunque no se quiera exteriorizar o aceptar.

Sigue una mezcla de sentimientos, tristeza miedo, enojo, desesperación, angustia.

Si hay valor y recursos emocionales para aguantar y enfrentar el dolor, la persona generalmente se logra calmar, vive su proceso de pérdida, duelo, o dolor (negación, enojo, negociación, depresión y aceptación Elisabeth Kubber Ross) o en su defecto se queda encapsulado en alguna etapa anterior rompiendo lazos y relaciones importantes por la imposibilidad de poder procesar su dolor.

Una vez que el dolor pasa o se desvanece, se olvida y en muchos casos este deja una marca que se queda gravada en el alma para siempre.

En realidad, por más que todos tratan de minimizar el dolor este es inevitable, necesario y además bien procesado, también tiene sus aspectos trascendentales.

El dolor es un proceso que se debe de vivir. Este es un ingrediente importante para crecer y ver la vida con una concepción más amplia y completa. No es un castigo, ni una penitencia es parte de la realidad, la cual se debe de aprender a aceptar y a manejar.

La receta

recetas-titulo1

Aceptacion

recetas-titulo2

Ingredientes

  • 1 taza de cordura – claridad, prudencia y perspectiva de la realidad
  • 1 racimo de responsabilidad- obligación personal de tomar compostura y valor
  • 2 cucharadas de gratitud- recordar y reconocer lo que se tiene y se tuvo a pesar del dolor
  • 1 pieza de aguante- paciencia para soportar el malestar
  • 1 pizca de respeto – dar espacio para que cada quien pueda expresar su dolor como pueda
  • 1 cubito de fe- esperanza para recibir paz y luz que ayude a seguir adelante
  • 2 vainas de aceptación – dejar de luchar por lo inevitable e imposible. Permiso para dejar ir al dolor

Recomendación del chef

“El dolor generalmente es pasajero” Cuando el malestar se desvanece…todo cambia, se reacomoda y toma una nueva dirección.

Como se puede manejar el dolor

  1. La actitud personal influye directamente en la manera como se vive el dolor.  Un carácter positivo y bondadoso invita a vivir el dolor con paz e integridad. Una actitud negativa y prepotente, dejan odio, malestar, enojo y mucha desesperación.
  2. Cada quien vive el dolo a su manera. Algunas personas requieren recluirse en sí mismas, otras ocupan ocuparse, sentir control y movimiento, distintas se acercan a la fe y a la meditación, el caso es que cada quien enfrenta el dolor como lo puede manejar mejor.
  3. El consuelo no es un proceso natural es un buen gesto que ayuda a compartir el malestar pero nunca lo puede llegar a quitar. Ni el paso del tiempo, ni la incomodidad, ni los gestos bien intencionados de los demás pueden remover la memoria o eliminar el dolor. Hay procesos que se tienen que vivir a pesar de su incomodidad, tener fe y esperanza puede ayudar.
  • 0

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest