¡La infidelidad no es una enfermedad!

  • 0

La persona que engaña no se da cuenta que a la larga se hace más daño a si misma que a los demás

Hoy en día la infidelidad es un tema que está de moda. Muchos tratan de asignarle explicaciones biológicas, diagnósticos psicológicos o justificaciones políticas. Hay quienes ponen la responsabilidad en terceros y culpan al cónyuge, al amante y hasta a la familia o a los amigos de la persona que es infiel. Lo cierto es que la acción de ser infiel no es más que una simple y sencilla traición con bajos escrúpulos y una gran deshonestidad.

La magia verdadera consiste en hacer que el amor perdure para toda la vida

Es un acto que ya sea premeditado o impulsivo muestra falta de responsabilidad y conciencia. Lastima a la relación y transgrede los valores personales, familiares y sociales. Tratar de analizarlo o asignarle etiquetas de enfermedad equivale a justificar falsamente la falta de compromiso y pretender que las consecuencias no son tan graves. A veces la infidelidad se inicia como un juego que hace sentirse bien y satisface a la persona pero en con el tiempo la termina por destruir.

Simón repetidamente engaña a su mujer con otras mujeres a pesar de que le dice a su esposa que la ama. Algunas veces lo hace cuando sale de viaje de negocios, algunas otras, simplemente tiene el descaro de seducir allí mismo, en el barrio, a cualquier mujer atractiva que se le cruza por el camino.

Elena, su mujer, sufre y trata desesperadamente de salvar su matrimonio. Por ello, a veces incluso trata de entender las acciones de su esposo e insistió que él asistiera con un profesional para ver porque le era infiel. Elena piensa que quizá Simón sufre de algún problema mental originado en la infancia. También cree que posiblemente teme comprometerse de lleno con una mujer o quizá, al igual que el alcohólico, no puede controlar sus impulsos. Elena siente un poco de pena y compasión por su esposo.

Para contentar a su mujer, Simón accedió ir a una consulta. Cuando llegó al consultorio, se sentó cómodamente en el sillón frente al psicólogo y le comentó cuánto le gustan las mujeres y como disfruta de la conquista y el estar en una relación nueva. Afirmó en forma clínica, que la aventura y la emoción lo hacen sentirse más hombre, lo divierten y lo relajan. Agregó que parte del éxtasis es hacer las cosas de tal manera que su esposa no se entere y aparentemente, en la mayoría de los casos, lo ha logrado. Lamentablemente, algunas veces ella lo descubre y es cuando ellos tienen grandes peleas.

Simón está seguro que quiere a Elena y que prefiere no lastimarla, pero no quisiera parar de salir con otras mujeres. Además, muchos de sus amigos hacen lo mismo.

El psicólogo lo escuchó atentamente. Tenía delante suyo un cliente que le gusta salir con muchas mujeres y que su problema es que su esposa no está de acuerdo. El profesional dio un suspiro y finalmente dijo: «No hay nada que yo pueda hacer para ayudarlo. USTED NO TIENE UN PROBLEMA PSICOLÓGICO, LO QUE TIENE ES UN PROBLEMA MORAL».

«¡Basta de vivir con falsas ideas! La infidelidad sólo se cura cuando la persona y la sociedad dejan de justificar la falta de valores morales y el poco compromiso.»

La Recetarecetas-titulo1

Relaciones Solidas

recetas-titulo2

INGREDIENTES

  • 2 cucharadas de aceptación y compromiso
  • 2 tazas de respeto
  • 3 gotas de atracción
  • 2 tazas de entrega
  • 1 hoja de elogio diario
  • Un chorrito de amistad genuina

RECOMENDACIÓN DEL CHEF

Cuando dos se convierten en uno se logra vivir en una relación firme y comprometida.

MODO DE PREPARACIÓN

  • Una relación auténtica debe estar basada en el compromiso más que en la pasión o el romanticismo. Estos últimos por si solos, al igual que el fuego, se consumen rápidamente, sólo traen una satisfacción pasajera y superficial que eventualmente deja una sensación de vacío difícil de llenar.
  • La entrega, la amistad genuina y el elogio son ingredientes necesarios para hacer que la relación perdure. Cuando se tienen convicciones sólidas se puede lograr una buena alianza que puede resistir cualquier crisis o situación difícil.
  • Una relación comprometida lleva a que las personas involucradas tengan una sensación de plenitud. Así se crea una dimensión íntima e infinita, segura y tranquila donde la confianza y la fortaleza se nutren mutuamente y permiten que la pareja pueda compartir el largo camino de la vida. Entonces ya no cabe la duda ni la posibilidad de querer salir en busca de algo nuevo o diferente.
  • 0

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest