Las cosas no siempre son lo que parecen.

  • 0

Hay que tener cuidado al juzgar y sacar conclusiones precipitadas. Ver las situaciones superficialmente y apresurarse a interpretarlas generalmente trae malas consecuencias

La vida puede ser muy complicada y desafortunadamente no siempre contamos con todas las explicaciones que quisiéramos para entender los detalles del comportamiento de las personas. Sin embargo, eso no da derecho a criticarlas o quitarles mérito.

Damián, Luisa y su familia están pasando por momentos muy duros a pesar de que ambos trabajan. Los salarios que reciben no resultan suficientes para poder mantener a la familia. Llevan un nivel de vida sencillo y nada pretencioso.

Cuando juzgamos nunca lo hacemos objetivamente, sino que está basado en nuestra propia interpretación de lo que la otra persona dice o hace

Con mucha pena Luisa fue a pedir ayuda a su comunidad. Le explicó a una de las comisiones directivas con vergüenza y lágrimas, que había días en que su familia no tenía ni para comer; sentía que le era imposible continuar viviendo así.

Inmediatamente los directivos sintieron el dolor de la mujer y decidieron ayudar a su familia. La asignaron una ayuda mensual para que pudiera tener comida en la mesa y pagar otros de sus compromisos con el dinero restante. Por varios meses la familia recibió la ayuda económica que les proporcionó un gran alivio.

Un domingo, una de las esposas de los directores de la comunidad pasó por fuera de uno de los restaurantes más caros de la ciudad. Para su sorpresa, vio por la ventana a Damián, Luisa y toda su familia comiendo en el comedor principal y disfrutando la ocasión. La señora no lo podía creer, sintió que Damián y Luisa habían engañado a toda la comunidad. “¿Cómo podía ser que tuvieran suficiente dinero para ir a un restaurante tan caro?” La mujer sintió rabia y llamó de inmediato a su marido para acusar a Luisa por falsa y abusadora.

A la mañana siguiente la comisión directiva citó a Damián y Luisa. Cuando llegaron a la junta, el clima se era tenso e incómodo. Sin demora se les expuso el problema y se les informó que ya no les podrían ofrecer su asignación mensual. Si podían pagar ese restaurante ya no tenían la necesidad de la ayuda de su comunidad.

Con dolor y timidez Damián explicó: “Efectivamente mi familia y yo comemos todos los domingos a ese restaurante. Lo que les quisiera aclarar es que la razón por la que vamos allí es porque yo llevo la contabilidad del restaurante y como no pueden pagar lo que debieran, parte de mi pago consiste en poder almorzar allí una vez por semana.”

En ese momento todos los asistentes de la junta se sintieron mal y avergonzados. Se dieron cuenta que se habían apresurado en hacer conjeturas antes de averiguar y entender bien lo que estaba sucediendo. No le habían dado a Damián y a Luisa el beneficio de la duda y sacaron conclusiones equivocadas que humillaron a la familia.

Una buena lección de vida.

La Recetarecetas-titulo1

Justicia para juzgar

recetas-titulo2

INGREDIENTES

  • 1 vaso de precaución
  • 1 cucharada de clemencia
  • 2 tazas de calma
  • 3 gotitas de prudencia
  • 1 manojo de objetivismo

RECOMENDACIÓN DEL CHEF

Es necesario admitir que no sabemos toda la verdad antes de apresurarnos a juzgar.

MODO DE PREPARACIÓN

  1. Todos somos jueces y juzgamos continuamente. Por lo tanto todos tenemos la obligación de comportarnos como personas responsables y tratar de juzgar con clemencia, prudencia y sobretodo siendo favorable con el otro.
  2. Hay que recordar que nosotros podemos encontrarnos en esa misma situación. De algún modo estamos expuestos a tomar decisiones que quizá ante los ojos de otros no son adecuadas o aceptables. Antes de juzgar debería uno preguntarse: ¿Qué hubiera hecho yo en esa situación y con esa condición?
  3. Juzgar precipitadamente generalmente lleva a la conclusión equivocada. El verdadero entendimiento y la calma son ingredientes importantes para considerar antes de hacer un juicio. Es probable que se desconozcan muchas razones que llevan a la persona a tomar una acción determinada. Después de todo, cada situación es única y se tiene que examinar por separado y con cuidado.
  • 0

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest