Los hijos – promesa en potencia para un mejor futuro

  • 2

Los hijos escuchan lo que dicen sus padres, algunos hacen lo que escuchan, pero todos hacen lo que ven.

Cuando nace un hijo, también nace un sentimiento de amor incondicional imposible de expresar con simples palabras. Este sentir es una mezcla entre el afecto profundo, cariño total, ternura, y el compromiso para protegerlos y darles lo mejor se tiene.

Desde luego que con esta nueva responsabilidad llegan un sin número de obligaciones, surgen sentimientos de miedo sin faltar la eterna preocupación para poder ser el mejor ejemplo que los hijos necesitan.

Tener hijos es una oportunidad fascinante que ofrece esperanza y confianza. Esta cuestión nutre a las expectativas y la certeza que los hijos serán personas triunfadoras y se inicia el día se reciben por primera vez entre sus manos.

Curioso, no es necesario esperar a que este bebe crezca y se convierta en un adulto, para visualizar ese decreto y esperanza, ya que la promesa y la potencialidad inicial queda plasmada en el instante cuando el bebe llega a los brazos por primera vez.

Ese primer contacto, ese abrazo impregna el alma y se marca en el corazón para el resto de la vida. Con la certeza de que este nuevo ser tiene y tendrá lo necesario para poder crecer, desarrollar su potencial y tener una vida buena.

En esos primeros momentos no se perciben los límites, la convicción es grande y muy clara. Esta declaración se hace cuando aun son criaturas completamente indefensas y totalmente dependientes de el cuidado y el amor de sus padres.

Todos los seres humanos nacen con la promesa de la abundancia de la potencialidad de ser grandes.

Para pasar de ser una promesa o una declaración al universo de la grandeza de los hijos, como padre uno debe de estar consciente que hay comportamientos específicos que se deben de cuidar para que en efecto esta promesa se pueda cumplir.

Un padre debe de ser un ejemplo positivo, íntegro, y digno para ser el mejor modelo a seguir. Hay que cultivar la autoestima propia, ya que esta  es contagiosa y solo es aprendida por medio del ejemplo y las acciones diarias.

Los sueños de los padres no deben ser que sus hijos retomen y mejoren la vida que ellos no pudieron lograr. El sueño debe de radicar en dejar que sus hijos desplieguen sus propios sueños.

Todo padre desea que sus hijos tengan una buena vida, una vida segura, feliz y llena de alegrías. Para esto será necesario recordar que su influencia como padres es invaluable y su ejemplo es la pauta que va a modular las acciones de los pequeños.

Hay que tener mucho cuidado porque algunas veces, los padres creen que les han dado todo a sus hijos, sin embargo, nunca les dieron la confianza, el amor y el tiempo que sus hijos ocupaban, por lo tanto… no les dieron nada.

La receta

recetas-titulo1

Ser buenos padres

recetas-titulo2

Ingredientes:

  • Ejemplo – integridad, seguridad, confianza al ser la mejor persona que se puede ser
  • Tiempo – recuerdos y experiencias reales, momentos que no se compran, ni se recuperan
  • Cariño incondicional – amor sin condiciones, ni limitaciones
  • Paciencia – esperar que los hijos sean y aprendan a su debido tiempo y lugar
  • Disciplina – imponer límites, consecuencias claras y reglas que se puedan seguir

Afirmación Positiva para ser un buen padre:

Amo a mis hijos como son. Los ayudo a crecer con confianza y seguridad. Me convierto en el mejor ejemplo que puedo ser para que mis hijos tengan una guía segura y clara. Mi vida es plena y agradezco la posibilidad y la promesa de ser que tienen mis hijos. Tengo la fortuna de tener hijos y de poder acompañarlos por el camino de su vida.

Para ser mejores padres:

  1. Ser padres es ser un ejemplo y luz que alumbra el camino de la vida de los hijos. Ser ejemplo es ser una persona real y sincera no hay que esconder los fracasos. Ser ejemplo es enseñar a los hijos a levantarse cuando la vida los ha tirado.
  2. Ser padre es ser una guía que prepara a sus hijos a tener una vida plena. Un padre enseña a sus hijos a adaptarse y superar las adversidades que la vida puede presentar, dejando que ellos se caigan y se aprendan a levantar.
  3. Un padre es un ser humano que no es perfecto, pero actúa con integridad. Aceptar las fortalezas y las debilidades propias y de los hijos hace que todos se beneficien y tengan una vida plena y fortalece la promesa de tener una buena vida.

Los hijos son una bella promesa para tener una buena vida y una posibilidad de ser mejor persona.*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2021 Recetas para la vida© Todos los Derechos Reservados 

Pide tu cita de coaching personal y mejora tu vida.  Citas, presenciales y virtuales disponibles  www.recetasparalavida.com
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=CBJYD8CFYMFF4

  • 2

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest