Amo a mi esposo, pero odio vivir con él

  • 0

Tengo 17 años casada con mi esposo. Mis hijos no viven en mi casa, viven con mi suegra. No tengo permiso de ver amigos o hablar con mi familia. Si salgo me tengo que reportar con la familia de mi esposo.

No puedo opinar acerca de la forma como educan a mis hijos. Vivo con miedo y mis hijos no me respetan. Porque les lavaron la cabeza en mi contra.

 Tengo miedo. Sé que si me voy perderé a mis hijos para siempre. Como yo fui adoptada me prometí que jamás abandonaría a mis hijos y solo por eso no me he ido y aguanto todos los límites que me imponen.

Me da mucha pena escuchar en las condiciones que vives. Por lo que escribes no se escucha como si tienes una Buena calidad de vida, de hecho, parece que vives en una prisión muy cruel. Lo siento mucho ya que nadie merece vivir así.

Desafortunadamente, no podemos decir que ellos son los culpables y tú eres la víctima, ya que tú fuiste la persona que aceptaste vivir en esa prisión. Muchas veces nos sometemos a cuestiones por ingenuidad o por ignorancia pensando que las cosas no son tan drásticas o que se van a componer, sin embargo, en todos los casos estos arreglos con el tiempo se complican más.

No entiendo la razón por la cual tus hijos tienen que vivir en casa de tu suegra y porque ellos son los que están tomando la responsabilidad en educarlos. Después de todo tu eres la madre. ¿Tienes alguna enfermedad o algún impedimento físico? ¿Cual es el motivo por el cual tomaron una decisión tan fuerte?

Tristemente te puedo decir que el día que dejaste que tus hijos fueran a vivir con tu suegra, fue el día que los perdiste y los abandonaste. así que ya no tienes que angustiarse por algo que ya pasó. Como sea fue una muy mala decisión y como consecuencia… tus hijos están enojados, se sienten abandonados y quizá algo traicionados. No les tienen que lavar la cabeza, sus sentimientos son bien reales y lógicos.

¿Que puedes hacer hoy?

Puedes cambiar cómo te sientes. Puedes rescatarte y encontrar motivos para salir adelante sin que vivas limitada y secuestrada. Tu puedes tener un mejor futuro.

Aprende a respetarte y a quererte. Para que esto lo logres tienes que tener un plan para recuperar tu libertad y a tus hijos.

Acepta que tu miedo y las condiciones que te impusieron te impidieron tomar mejores decisiones, pero ahora ya estás un poco más preparada y ya lo puedes hacer.

Ahorra un poco de dinero, trata de acercarte a tus hijos y busca la forma de que ellos vean que estás para ellos. Si puedes buscar un trabajo o algo que te ofrezca un poco de seguridad sería fabuloso.

Es importante que te comiences a sentir bien contigo y que te conviertas en un ejemplo para tus hijos. Una mujer sin miedo. Una mujer fuerte y una mujer alegre.

Recuerda no puedes cambiar tu pasado, pero tampoco lo tienes que cargar. Agradece que tuviste una familia que te adoptó y que te quiso y vio por ti y ahora es tiempo de que te quieras y recuperes a tus hijos.

Si necesitas ayuda recuerda que tenemos un servicio de coaching que te puede ayudar a recuperarte y a ver qué posibilidades y alternativas tienes para que puedas vivir mejor y que tengas la Fortaleza para recuperar a tus hijos y puedas vivir con ellos.

  • 0

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.