Mis hijos pequeños se pelean mucho y no sé cómo hacer para que se dejen de pelear

  • 0

Ahora que pasamos mucho más tiempo en casa, después de no haber tenido escuela presencial por más de 12 meses… Mi hogar se convirtió en un gallinero todos los días, hay líos, gritos y muchas peleas entre los hermanos. Mis niños se pelean por todo y me da mucho miedo que se enojen tanto que crezcan con resentimientos y mi familia se desintegre. ¿Qué puedo hacer?

La única manera de prevenir las peleas entre hermanos sería ser padres de un hijo único. Las peleas de hermanos son naturales, sanas y necesarias. Crecer en un medio ambiente donde uno se tiene que adaptar y aprender a respetar, tener límites, saber que no siempre se tiene la razón, vivir con un poco de injusticias y saber que ante todo uno es amado y aceptado incondicionalmente es una forma sana, realista y normal para crecer.

Lo mejor que se puede hacer en estos casos donde los hermanos se pelean es dejar que ellos solos resuelvan sus problemas. Como padres de familia uno puede modelar y establecer lo que se permite hacer y decir mientras se pelean o discuten, pero de ninguna forma es sano intervenir y tomar parte protegiendo o castigando a los niños ya que eso si seria una razón para crear resentimientos y problemas futuros.

Habría que asegurarse que los niños conozcan las reglas y las consecuencias de la forma y el tono en el que discuten.

Cada niño debe de tener y ejercer su derecho al decidir si quiere o no quiere compartir sus juguetes o sus cuentos siempre y cuando reconozca que el no prestar algo también implica que él no podrá exigir que le den lo que sus hermanos no quieran compartir.
Tener límites claros y consecuencias al mal comportamiento. Se puede discutir mientras no se agredan o los golpes no sean peligrosos.
Tener lugares y horas para juego, para hacer tareas y un horario fijo para las comidas, el baño y la dormida eso permite la estructura y poder establecer rutinas sanas que le dan seguridad y consistencia a la educación en la casa.
Los niños no son egoístas y no es sano etiquetarlos o castigarlos porque no quieren jugar o compartir algo que ellos cuidan mucho. El respeto se enseña desde edades muy tempranas.
Enseñar a los niños a decir ahorita no… Pero cuando termine yo con mi juego te lo presto…

Es importante reconocer que hay peleas que se pueden evadir ya que se puede comprar juguetes similares. Ropa parecida o simplemente en lo que cabe como padres ser justos y darles a los niños las mismas oportunidades y elecciones.

Los niños se pelean y se las arreglan solos esa es una manera de vivir y es el privilegio de tener hermanos, socios y compañeros para el resto de la vida.–

  • 0

AUTOR

Becky Krinsky

Autora de dos libros ganadores en el Latin Book award en el area de auto ayuda y temas de inspiración. Conferencista y prestigiosa columnista internacional. Con su famosa columna Recetas para la Vida©. Ganadora del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club por 4 años consecutivos y Medalla de Bronze Jose Marti, para periodistas hispanos en estados Unidos.

Todos los relatos por: Becky Krinsky

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest